Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
Inicio
inicio | mapa del web | ayuda

búsqueda avanzada



Inicio \ El Municipio \ Parajes \ Ruta Histórica \ Iglesia de San Pedro    
Iglesia de San Pedro
Historia
La edificación de la iglesia parroquial presenta diversas dificultades a la hora de determinar su fecha de inicio. Algunos estudios datan en 1224 el comienzo de esta construcción, previo permiso de Jaime I para "la Iglesia de Santa María". Otro estudio más reciente parece indicar que el edificio no es románico sino mudéjar.

En la reciente restauración se han descubierto dos vanos en el muro sur y otro en el muro norte, construidos todos ellos con ladrillo y mortero. Se descubrió también, en mitad del muro sur una portada monumental con cuatro arcos abocinados. Esto indicaría que en un principio la entrada a la iglesia estaría situada en el lateral que da la Plaza de la Concepción (o Plaza de la Iglesia). Los materiales utilizados son el ladrillo (tanto en tonalidades rojiza como amarilla) y el ajez (o yeso) de tipo muy grueso y rodillado con carro. La novedad más importante que aportan estos hallazgos es que la fecha de construcción del edificio podría adelantarse hasta aproximadamente la mitad del siglo XII. Esta nueva fecha de construcción vendría también constatado por un documento del Obispo don Pedro de Librana, con fecha 30 de junio de 1118 en el que se recoge textualmente la determinación de que "se construya en la propia Yafaria una iglesia en honor de Dios, de Santa María, de San Martín y de San Nicolás".

Hay que señalar que hasta el momento no había sido datada ninguna iglesia mudéjar anterior al siglo XIII.

Se cree que un incendio pudiera provocar la destrucción de la primitiva techumbre de madera, por lo que en una segunda etapa se construyó en un tramo de la iglesia un sistema de bóvedas de crucería con nervios de gran tamaño y sección cuadrada. Desde ahí, aproximadamente la mitad de la iglesia, y hasta el altar la techumbre se resuelve con una bóveda de cañón mediante arcos apuntados, que separan las naves laterales de la central, más alta y ancha. Se dibuja así una planta basilical de tres naves que parece mostrar la misma disposición que en la actualidad.

La cabecera cuenta con tres ábsides semicirculares que sufren distintas transformaciones. Así el aspecto originario de la Iglesia de San Pedro de Zuera ha quedado totalmente desvirtuado y enmascarado tras las diversas reformas y ampliaciones realizadas desde el siglo XVI hasta hoy, solamente en el interior conserva la sobriedad y austeridad de la fábrica primitiva, si se exceptúan las modificaciones en la cabecera de las tres naves. En el abside central hubo notables cambios en el siglo XVI (1571) y en los laterales las transformaciones van produciéndose en los siglos XVII y XVIII. Los cambios corresponden a la colocación de los altares respectivos.

Los últimos hallazgos permiten una nueva y adecuada lectura de la historia del edificio ajustándose más a la verdadera significación de la iglesia parroquial de S. Pedro de Zuera dentro del conjunto del mudéjar aragonés y particularmente a los momentos iniciales.

Siempre se habían considerado los ábsides como la zona más antigua de la construcción, sin embargo ahora se pueden situar cronológicamente los muros perimetrales en la mitad del siglo XII. En esta nueva situación no parecería aventurado afirmar que esta primera fase de la iglesia fue construida por alarifes musulmanes.

La torre de la Iglesia se eleva en estilo neogótico (aunque la primera mención del arreglo del campanario y del chapitel es de 1544) y en ella se pueden diferenciar tres partes o cuerpos: el cuerpo inferior que, mediante arcos apuntados abiertos en sus diferentes caras, sirve de pórtico de entrada a la iglesia. La parte central un poco más estrecha y esbelta en la que se abren tres vanos ojivales y un rosetón. Acaba con un tercer cuerpo de similares características y remata en un chapitel con veleta. Todo en fábrica de ladrillo.

Andrés San Martín
Comunidad Parroquial

Retablo Mayor
Se encuentra en la cabecera o ábside central. Su construcción data de 1548 y está hecho de madera policromada y pintura sobre tabla. Parece que la mazonería del banco fue realizada por Nicolás Lobato y la del cuerpo del retablo por Juan de Ampuero, e incluso pudieron pintar algunas partes como el escudo de armas. Entre Juan de Ampuero y Juan de Licerie se encuentran los supuestos autores de la escultura de San Pedro.
El banco es un poco anterior (1543-44) y consta de dos puertas en los extremos donde aparecen las imágenes de San Pablo y San Licer, con dos tondos en la parte superior y dos casas con escenas de San Pablo y San Pedro al lado del tabernáculo que está en el centro.

El tabernáculo fue modificado en el siglo XVII al sustituirse por un sagrario.

El retablo está asentado sobre un basamento y sigue el tipo de retablo del siglo XVI, con mazonería tallada, algunos grupos y tallas pintadas.

Por la construcción del retablo el Concejo de la Villa pagó 2.500 sueldos. (En esta cantidad no entraba ni el precio del banco, ni de la pintura, ni de la policromía).

R. Serrano
El retablo aragonés del siglo XVI

Retablo de San Licer
Las obligaciones del contrato con los autores del retablo, Francisco Franco y Juan de Orcoyen, fueron firmadas el 26 de mayo de 1669. Las condiciones ajustadas conllevaban la ejecución de la escultura, de la mazonería y del dorado. La colocación definitiva tuvo lugar el 24 de agosto de 1671.
La cabecera de la iglesia consta de tres ábsides semicirculares. Durante la etapa barroca ese tramo de cabecera de los laterales quedó respectivamente cubierto con pequeñas cúpulas sobre pechinas y linterna, ocultando los ábsides originales y dejando el testero recto . En el testero de la nave lateral dispuesta al sur se asentó el retablo de San Licer.

De lo que hoy se conserva sólo puede asignarse al siglo XII las columnas salomónicas y el entablamento que sostienen. La parte superior culmina con un frontón de volutas desde cuyo centro surge una forma heráldica, también de los primeros autores. Esta especie de escudo lleva la figura de una paloma. Una mitra remata este conjunto.

Las columnas salomónicas son de orden gigante, van decoradas con zarcillos, racimos de uva y palomas eucarísticas. Estos elementos y la disposición del conjunto sirven para calificar el retablo entre los de tipología de escena única. La escena que ocupa todo el centro representa a San Licer (patrón de la Villa) y la llegada de sus reliquias a Zuera.

Andrés San Martín
Seminario de Arte Aragonés

Sacristía y coro
Se piensa que el autor de la sacristía pudo ser Ventura Rodríguez, destacado arquitecto real que fue llevado a Zaragoza, por mediación del matrimonio Suñol, para resolver algunos problemas de la Iglesia de Santa María Magdalena. El memorial y licencia para la construcción de la sacristía cuenta con fecha del 1753, durante el mes de febrero. Aunque en aquella época también estaba en Zaragoza José Ramirez de Arellano, otro de los posibles autores de esta construcción.
La sacristía y el coro fueron construidos gracias al mecenazgo de José Suñol (1673, Zaragoza) y su esposa Manuela Lisano (1692, Zuera). José Suñol se licenció en medicina y con anterioridad a ser nombrado Primer Médico de Cámara del rey, ejerció su actividad médica en Zuera. Fue también Director del Jardín Botánico de Madrid. Su llegada a la corte le permitió conocer a artistas de renombre. Así se piensa que el autor de la sacristía pudo ser Ventura Rodríguez, destacado arquitecto real que fue llevado a Zaragoza, por mediación del matrimonio Suñol, para resolver algunos problemas de la Iglesia de Santa María Magdalena. El memorial y licencia para la construcción de la sacristía cuenta con fecha del 1753, durante el mes de febrero. Aunque en aquella época también estaba en Zaragoza José Ramirez de Arellano, otro de los posibles autores de esta construcción.

La sacristía es de planta rectangular, cubierta con cuatro tramos de bóveda de lunetos. Se guardan aquí 16 lienzos representando distintos santos del siglo XVIII, de pintor mediano, del grupo de Luzán, una tabla gótica que representa a San Juan Bautista y los retratos de José Suñol y Manuela Lisano.

En la parroquia se guardan también una cruz profesional, trabajo de orfebrería del siglo XVI, una custodia trabajada en plata sobredorada, oro y piedras preciosas fechada en 1761 y donada por los Suñol y también un incensario de 1889 que consta como regalo del Ayuntamiento.

La sillería del coro tiene quince asientos de madera tallada, data del siglo XVII y también fue donada por el matrimonio Suñol.

Andrés San Martín. Comunidad Parroquial
Abad Ríos, F. Catálogo Monumental de España.


Logo pequeño del Ayuntamiento de Zuera 2017 © Ayuntamiento Villa de Zuera - Todos los derechos reservados - Aviso Legal - desarrollo web